Cosas que me ponen en un hombre

# La seguridad en sí mismo. Que no tengas que mentirle ni andar montando numeritos absurdos para reafirmar su autoestima.

# Que tenga claro lo que quiere y hable claro. Incluso aunque no coincidamos. Estoy hasta el chirri de que me mareen.

# Que no tenga miedo a hablar de sentimientos. Y que los identifique. Que no confunda con calentón o las ganas de echar un polvo con cualquier otra cosa. Y sobre todo, por encima de todas las cosas, que no me pretenda confundirme a mí para conseguir un polvo porque crea que de cualquier otra forma y siendo abierto y sincero nunca lo lograría.

# La sutileza y la elegancia. Hay tíos que creen que su mejor baza para ligar es enseñar la polla, y tíos (casi siempre feos) que confunden tener sentido del humor con contar chistes de pedos. NO. La antilujuria es eso.

# El sentido del humor. Y cuando digo sentido del humor, no me refiero a hacer imitaciones de Chiquito, contar chistes de Lepe o hacer pedorretas. El sentido del humor denota inteligencia y es algo más sutil que todo eso, y si te lo tengo que explicar es que ni lo conoces ni lo has conocido nunca.

# La inteligencia. Si me manda un mensaje que empieza con “ola k tal”, las posibilidades de follar conmigo tienden a cero. La pedantería no cuenta.

# Los músculos en su justa medida. Los hombres que se pasan 5 horas diarias en el gimnasio y presumen de abdominales y de no haber leído un libro en su vida, me ponen cero. Pero los hombres que están en forma, se mantienen, hacen deporte y tienen un pecho acogedor donde inclinar mi cabecita y unos brazos fuertes con los que abrazar mientras me susurran al oído cosas bonitas (la cursilería es otro potente antilujuria, ojo), me ponen mucho. Y he dicho hacer deporte. Fútbol, basket, balonmano, waterpolo… Deportes de hombres. Levantar pesas mientras babeas mirándote frente a un espejo no es un deporte: es masturbación.

# Unos ojos bonitos. Grandes, con las pestañas largas, las cejas bien perfiladas, la mirada intensa y expresiva… Esos ojos verdes de mirada gatuna.

Eye (please add some funny TAGs)

Michele Catania via Compfight

# Que me haga sentir deseada. No he dicho utilizada, he dicho deseada. Que pille el concepto y tenga clara la diferencia. Y que la aplique.

# Que sepa cómo y dónde tocarme. Que sepa que una zona erógena no es un área de picnic griega, y que no considere que llevarme a cenar convalida como preliminares. A veces un simple roce en el cuello o una caricia en la mano, con la intensidad justa y en el momento oportuno, puede revolucionarme las hormonas y ponerme el vello de punta.

# Que beba cerveza pero que no tenga tripa cervecera. Los hombres que beben cerveza me parecen viriles y sexis, mientras que los hombres que beben gintonics me parecen pedantes, ridículos y amariconados. Son mis prejuicios y los quiero como son.

# Que pueda ser yo misma, que no se avergüence ni me haga avergonzarme de mis payasadas, que no cuestione mi sentido del humor algo salvaje ni me haga comportarme conforme a las reglas de una señorita bien educada en colegios del Opus. Que no me venga jodiendo con la vergüenza ajena ni me mire por encima del hombro porque me guste la música de los Mojinos Escozios.

Llegaron aquí buscando...

  2 comentarios en “Cosas que me ponen en un hombre

  1. Ana
    28 agosto, 2012 at 12:49 pm

    Cuanto me gusta eso de deseada, NO UTILIZADA. Yo me siento utilizada no sabes hasta que punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *